Foro de La Guardia Eterna, club canario de aficionados a los juegos de rol, wargames y juegos de mesa.
 
ÍndiceCalendarioFAQBuscarMiembrosGrupos de UsuariosRegistrarseConectarse

Comparte | 
 

 Fichas de Jugadores

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Itharyel
Heraldo del Destino
avatar

Mensajes : 317
Fecha de inscripción : 06/10/2011
Edad : 33

MensajeTema: Fichas de Jugadores   Mar Oct 18, 2011 6:10 pm

Bien, voy a colgar el modelo de ficha. Será muy parecido al habitual que solemos usar para jugar narrativamente, siguiendo el estilo narrativo propiamente... xD, con algunos pequeños puntos a repartir.

Nombre: Como es lógico, el nombre por el que es conocido el personaje.

Raza: Pues eso...

Edad: La edad que tiene el personaje en el momento de comenzar la partida. Tened en cuenta que la media de edad humana es similar a la nuestra, pero complicada por la dureza del mundo en el que viven, con lo que sobrepasar los sesenta años tiene su mérito :mrgreen:

Atributos: Son una medida de las capacidades del personaje. Se miden del 1 al 10, y se tienen 20 puntos para repartir entre ellos.

-Esfuerzo: La capacidad física del personaje, su fuerza bruta y su vigor.
-Habilidad: La destreza y velocidad del personaje, su coordinación y reflejos.
-Raciocinio: La rapidez mental ,inteligencia y memoria del personaje.
-Coraje: La voluntad y determinación del personaje.

* Los personajes que deseen ser magos, mediran su "poder" arcano con el Atributo Raciocinio.

Descripción Física: Una descripción del personaje, su aspecto,apariencia y vestimenta.

Descripción Psicológica: El carácter y forma de actuar del personaje, así como su forma de pensar y motivaciones.

Historia: Una breve historia del pasado del personaje.

Equipo: Lo que transporta el personaje, sus armas, armadura y equipamiento.

Ventajas y Desventajas: Cada ventaja (habilidad especial, mascota, recursos extra, arma "especial") necesitará tener una desventaja que más o menos equivalga en importancia. Un máximo de 3 ventajas y 3 desventajas.

Extras: Cualquier cosa que no se englobe en los apartados anteriores.



Cualquier duda por el otro tema o por mp Very Happy

Un saludo


Última edición por Itharyel el Miér Oct 19, 2011 10:59 pm, editado 1 vez
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Zerberus
Iniciado
avatar

Mensajes : 49
Fecha de inscripción : 08/10/2011

MensajeTema: Re: Fichas de Jugadores   Miér Oct 19, 2011 2:54 pm

Veamos que os parece este...

Nombre: Feldaran.
Edad: 24 Años.
Raza: Humano.

---------Atributos---------
-Esfuerzo: 6
-Habilidad: 7
-Raciocinio: 3
-Coraje: 4

Descripción Física: Vease imagen.

Descripción Psicológica: De carácter afable pero decidido, piensa que los dioses se encuentran en Shirion y están expectantes a lo que sucederá después de la Guerra de la Maldición para tomar una decisión sobre el futuro de la vida. Su misión es encontrar algún indicio de su existencia y convencerlos de que tomen parte del mundo.

Equipo: Un zurrón con una muda limpia, 2 odres de agua, un abrigo, 5m de cuerda ( vamos... lo normal en un set de aventurero básico... ), botas y guantes con refuerzo metálico.

Historia: Nacido de familia humilde y criado en pueblo a las faldas de una montaña, Feldaran creció trabajando en los campos de sus progenitores y siendo participe de las ceremonias que los sacerdotes de A´lhal, estos al ver su implicación con la causa sagrada, y la negativa de sus padres a que formara parte de ellos, empezaron a enseñarle el oficio del clero y a defenderse con sus propias manos ( vamos, al estilo shaolin... ¿ puede ser ? ). Con la influencia de los sacerdotes abandono su pueblo en busca de los dioses con una pequeña bolsa de útiles y la compañía de su presa canario perro común.


Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Alsharak
Guardián de las Eras
avatar

Mensajes : 374
Fecha de inscripción : 05/10/2011

MensajeTema: Re: Fichas de Jugadores   Jue Oct 20, 2011 12:24 am

Nombre: Gael Than. (Nombre Completo: Aragael Thanar)

Raza: Humano Varón

Edad:
31 años

Procedencia:
Ciudad de Nessantia, Islas Keosh, Reino Insular de Asdar.

Atributos:


Esfuerzo: 4
Habilidad: 7
Raciocinio: 4
Coraje: 5

Descripción física: Gael Than es un hombre alto y esbelto, pero fibroso, acostumbrado a la dura vida mercenaria. Su cabello, de color castaño, enmarca un rostro agudo, en el que destacan sus ojos de color verde. Un intrincado tatuaje tribal recorre su brazo izquierdo, llegando hasta el hombro y parte de su cuello, y una antigua cicatriz se puede ver en la comisura derecha de sus labios. A pesar de eso, es un hombre al que puede considerársele atractivo, si bien su carácter meditabundo no suele atraer a las mujeres.
Suele vestir ropas de viaje, de color terroso, así como guantes de cuero, botas recias del mismo material, y capa de viaje.


Descripción mental:
Gael Than es un hombre comedido, que mide sus palabras y actos a cada instante. Teme perder el control, como ya le ocurrió en su trágico pasado, y por ello mantiene su carácter tras un férreo autocontrol, ayudado por las técnicas de meditación aprendidas en Oriente.

Es difícil que haga lazos de amistad con nadie, para él, el trabajo es el trabajo, y lo hace de forma eficiente y rápida. Es muy consciente de que en la vida que le ha tocado vivir, todo depende de un hilo, y cualquier duda puede llevarlo a la tumba. Por ello mata sin escrúpulos y sin tribulaciones, dónde y cuándo hace falta.
Una de sus pasiones es el arte de la espada. Desde que fue adiestrado en las disciplinas orientales, utiliza sus enseñanzas como medio de perfeccionamiento tanto corporal como mental.

Ventajas:


- Adiestramiento Oriental: Gael Than fue entrenado por un maestro de la espada en Oriente, aprendiendo a unificar mente y cuerpo en el uso de su arma. Busca constantemente perfeccionar su habilidad, con lo cual es un contrincante a tener en cuenta.

- Armadura Maldita: Gael Than está ligado espiritualmente a la Armadura del Sufrimiento, un artefacto antiguo, maldito por una entidad oscura. Esta armadura, cuando la viste entera, le otorga una resistencia y una rapidez sobrehumanas, pero tiene su contrapartida. (Ver Defectos)

- Reflejos Rápidos: Gael Than es muy ágil, lo cual favorece su estilo de combate, además de proveerle de una capacidad de reacción bastante notable.


Defectos

- Enemigos: Gael Than se ha buscado dos poderosos enemigos en su azarosa vida. Uno, la familia del mercader que mató en Nessantia. La otra, un clan de Oriente que lo busca por matar a su maestro. Ambos pondrán todos los medios a su disposición para acabar con el mercenario. Es por ello que no suele establecerse demasiado tiempo en ningún sitio.

-Armadura de la Medianoche: La Armadura está maldita por una entidad oscura que trata de corromper en su poseedor, convirtiéndolo en un mero instrumento para saciar su sed de almas y sangre. Cuando la lleva puesta, Gael tiene muchas dificultades para contener sus ansias de sangre, y puede perder el control en la batalla. Además, constantemente, aunque no la lleve puesta, puede escuchar su voz y su llamada, instándolo a ceder a la tentación.


Equipo


- Ten no Ryu:
El Dragón Celestial, forjada en tiempos antiguos, por maestros armeros de un linaje ya perdido. Nunca pierde el filo, y cuenta la leyenda, que si es empuñada con rectitud en el corazón, su hoja jamás podrá quebrarse.

Es un arma de excelente manufactura, perteneciente a su maestro asesinado. Su empuñadura es blanca, con grabados en plata, y a lo largo de su hoja hay grabado un dragón oriental, todo acompañado de una excelente vaina negra adornada con los mismos motivos orientales. Es su posesión más preciada, y prácticamente daría su vida por ella. Hará todo lo que esté en su mano por recuperarla en caso de perderla. Lleva la espada envuelta en un lienzo de seda blanca y atado, cruzada a su espalda, junto con el arco.

- Kurushimi no yoroi:
La Armadura del Sufrimiento, una armadura completa que apenas deja una rendija para los ojos del portador.

- Una espada de hoja curva, también de estilo oriental, que pende de su cinturón. Generalmente es el arma que más utiliza, reservando la espada de su maestro para combates merecedores de ella.

- Dos dagas, una larga, sujeta a su cinturón a la altura de los riñones, y otra, un estilete fino que esconde en su bota derecha.

- Arco corto estilo oriental, con un carcaj de cuero y veinte flechas.

- Un zurrón, del que cuelga un odre con agua. Dentro del zurrón podemos encontrar algo de dinero, comida de viaje, vendas, yesca y pedernal, algunas puntas de flecha de repuesto y el material necesario para afilar su espada.


Historia

Gael Than es el segundo hijo de un mercader de Asdar, cuyos negocios nunca fueron lo bien que debieron ir. Su hermano, Dael, siempre fue el preferido de su progenitor, y el que probablemente heredara su negocio, así que él se dedico a desperdiciar su adolescencia, de taberna en taberna, bebiendo y fornicando, enredado en mil y una pendencias. Fruto de una de ellas es la gran cicatriz que cruza su pecho, desde la ingle hasta casi el cuello, causada por la hoja de un borracho. Su madre se desesperaba, y su padre y su hermano le reprendían de mil y una formas, pero sus sermones caían en saco roto.

Se fugaba por las noches, y volvía al amanecer, apestando a alcohol y a perfume barato. Su vida fue transcurriendo de ese modo, a trancas y a barrancas, hasta que cumplió los veinte años. En ese tiempo, un odio hacia su padre se había ido enquistando en su corazón, probablemente debido a la escasa atención que le prestó desde pequeño. Todos los parabienes eran para su hermano, mientras que para Gael solo quedaban las quejas, las protestas y las descalificaciones. Solamente en el regazo de su madre encontraba consuelo, pues la pobre mujer aún creía en enderezar el camino de su díscolo hijo.

Ese año, los negocios de su padre cayeron en bancarrota, y el carácter de su padre, ya de por sí agrio, empeoró notablemente. Comenzó a maltratar a su esposa, humillándola tanto física como verbalmente, y Gael Than se retorcía las manos impotente, al ver que nadie hacía nada para impedirlo.

Una noche, el mercader se había reunido con Alectus, otro comerciante de notable influencia, en un intento de reflotar sus negocios. Corrió el vino durante toda la noche, su propia madre haciendo las labores de sirvienta, pues se habían quedado sin dinero para mantener sirvientes. A altas horas de la madrugada, a su madre, debido al cansancio, se le derramaron unas gotas de vino sobre las ropas de Alectus, el cual, ebrio, la golpeó con fuerza, insultándola vilmente. Inmediatamente, Gael Than se levantó, pero su sorpresa fue enorme al ver, no solo que su hermano no se levantaba, sino que su padre lo mandaba a sentar, insultando a su “inútil y estúpida mujer” según sus propias palabras.

En ese momento, algo pareció quebrarse en su interior. Una furia incontrolada recorrió sus venas como fuego líquido, un velo rojizo se implantó ante sus ojos, un zumbido restallaba en sus tímpanos… en un instante, años de desprecios e injusticias estallaron dentro de sí.
Se abalanzó sobre el mercader, golpeándolo furiosamente con sus puños, una y otra vez. Notaba los huesos quebrándose, no sabía si eran sus nudillos o el rostro de Alectus, pero tampoco le importaba. Sentía las manos de su padre y de su hermano tratando de separarlo, pero apenas podían hacer nada, pues Gael Than tenía la furia y la fuerza de un animal salvaje. Sin apenas ver, cogió un cuchillo de la mesa, y de un solo tajo, degolló al comerciante.

El chorro de sangre caliente impactó en su rostro, y durante unos instantes, recuperó la cordura. Contempló el cuerpo del mercader, aún sentado en el sillón, su rostro deformado y quebrado, sus ojos vidriosos mirando el techo, mientras en su cuello se dibujaba una larga sonrisa sangrienta, por la que aún brotaba rojo icor. Notó un latido, y vio que de su mano izquierda goteaba sangre, y que se había dislocado la muñeca.
Un silencio sepulcral había caído sobre la sala, solamente roto por el crepitar del fuego que se consumía en la chimenea. Su hermano, de piel, lo miraba aterrado, al igual que su padre, tirado en el suelo tras un golpe suyo. Podía ver la marca rojiza que se marcaba en su mejilla. Su madre, en un rincón, sollozaba, su rostro arrasado en lágrimas.
Horrorizado ante su acto, pero sobre todo, incapaz de soportar la mirada de su madre, huyó de allí, como alma que lleva el diablo.

Había asesinado a un comerciante importante, y desde ese momento, estaría buscado por la justicia. Acudiendo a algunos amigos, pudo reunir algo de dinero y ropas, y partió de Nessantia sin rumbo predefinido. Vagó por varias tierras, casi como mendigo, hasta que, sin esperanza ni futuro, se unió a un grupo de desarrapados que se ganaban la vida como bandidos y asaltantes de caminos. Durante tres años convivió con ellos, y pronto llegó a ser segundo al mando de la banda, sólo por debajo de su líder Fern “Cuervo Rojo”. Allí dio rienda suelta a sus instintos más bajos, matando, robando, violando y saqueando, en una caída hacia la perdición que no parecía tener fin.

Un día, atacaron lo que parecía ser una caravana camino de oriente. Cayeron sobre ellos como buitres, con una lluvia de flechas y lanzando alaridos de furia. Un hombre se bajó del carromato. Era mayor, rozando la sesentona, delgado como un junco. En su cráneo calvo se veían símbolos tatuados, y en su mano izquierda llevaba una espada oriental, una de esas katanas. Con precisión, casi con desgana, desenvainó su arma, y se puso en posición de combate.

Gael Than nunca había visto a nadie luchar así. Sus movimientos eran perfectos, danzaba entre sus contrincantes, lanzando tajos a diestro y siniestro. Cuando llegó el turno de Gael Than, pensó que había llegado su hora, y se lamentó, como antes no había hecho, de lo bajo que había caído en esta vida. Soltó su arma y cayó de rodillas ante el anciano, que lo miraba extrañado. El bandido sintió un golpe en su sien, y sucumbió a la oscuridad.

Cuando despertó estaba en el carromato, junto al extraño oriental. Éste dijo llamarse Feng Lei, y le dijo que había perdonado su vida, puesto que su alma aún podía salvarse. ¿Qué fue lo que el viejo vio en un bandido sucio y desnutrido? Gael nunca lo supo. ¿Por qué motivo perdonó su vida? Tampoco lo entendió nunca.
Desde ese momento, Feng Lei se convirtió en su maestro, mostrándole una doctrina oriental, basada en la meditación y el autocontrol, perfeccionando sus habilidades, uniendo cuerpo y mente en cada movimiento que realizaba.

Probablemente fueran los momentos más felices de su vida, y aunque era un maestro duro, Gael Than pronto mostró dotes para la disciplina marcial. Se establecieron en Xen Qin, donde Feng Lei tenía un negocio de guardaespaldas y guardianes de caravanas, con notable éxito. Vivieron allí varios años, hasta que Gael cumplió los veintiocho. Allí nuevamente, su aciago destino llamó a su puerta. Una mañana, cuando volvía del mercado, encontró a su maestro muerto, asesinado cobardemente por la espalda, mientras meditaba ante su pequeño altar.

Gael se quedó casi paralizado, apenas se atrevía a tocar el cuerpo, que extendía una mano hacia el atril que había en el altar. Allí descansaba, cubierta por un lino blanco, la katana de su maestro, el Dragón Celestial. Llevado por no se que instinto, trató de sujetar la espada, pero sin querer activo algún tipo de mecanismo. El altar se movió como un panel oculto, revelando un pasaje en su interior. Allí se encontraba una armadura completa, reluciendo a la luz de las velas.

Gael Than volvió a sentir lo que había sentido tiempo atrás, en casa de sus padres, pero esta vez era diferente. Notaba una voz, una llamada, algo lo impelía a acercarse a la armadura. Sin darse cuenta, comenzó a vestirse, mientras su mente se nublaba con palabras de venganza. Completamente equipado, cogió la espada de su maestro, y llegó hasta la casa de Hiao Dai, el más encarnizado rival de Feng. No tenía pruebas, ni podía demostrar nada, pero sabía que había sido él.

Entró en la casa, acabando con las vidas de aquellos que se le enfrentaban, disfrutando de cada muerte, hasta que llegó al salón donde estaba Hiao Dai. Sin dudarlo, ensartó al hombre, clavándolo en su silla. Luego, prendió fuego al edificio y se fue.

Desde entonces, vaga por el mundo, alquilando su espada al mejor postor. Gael Than buscó la felicidad, pero sólo encontró muerte. Buscó paz, y sólo encontró furia. Buscó luz, y sólo encontró oscuridad.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
YerayNG
Caballero
avatar

Mensajes : 462
Fecha de inscripción : 06/10/2011
Edad : 32
Localización : Las Palmas, Vecindario

MensajeTema: Re: Fichas de Jugadores   Jue Oct 20, 2011 3:15 am

Nombre: Az-Goriath Naal´shun

Raza: Phaeren

Edad: 20

Atributos: Son una medida de las capacidades del personaje. Se miden del 1 al 10, y se tienen 20 puntos para repartir entre ellos.

-Esfuerzo: 4
-Habilidad: 5
-Raciocinio: 7
-Coraje: 4

* Los personajes que deseen ser magos, mediran su "poder" arcano con el Atributo Raciocinio.

Descripción Física: Inquietud es el sentimiento que te invade la presencia de Az-Goriath. Su piel pálida y blanquesina, imitando el frío marmol, su fino cabello blanco, casi imperceptible al viento, su rostro inalterable, cuya única emoción que parece mostrar es arrogancia. Pero sin duda, lo más perturbante de su presencia, es su mirada, fría, arrogante, incómoda, carente de emoción. Si ese extraño refrán humano, sobre los ojos, espejos del alma, fuera cierto, sin duda este ser carece de ella.

En su brazo izquierdo, casi imperceptible, reposa el tatuaje de una espada. Esto es literal, pues se trata de una espada real, de un metal creado mágicamente por la familia Naal´shun. Este metal se acomoda a las necesidades de su portador, pudiendo variar a su antojo (obviamente solo alguien con el don de la magia puede usar su poder para alterarlo) su tamaño filo o forma. En manos de cualquier otra persona el material se hace polvo cristalino. El portador es capaz de sentirlo, y es capaz de absorverlo con tan solo estar a unas decenas de metros en tan solo unos pocos minutos.

Descripción Psicológica: Es dificil definir la falta de sentimientos. No hay culpa por sus actos, no hay pena por las miserias del mundo, no hay odio por sus enemigos, no hay amor, por nada. No somos más que un rio aullante, fuerte y arrogante, que ve finalizado su camino en el ancho mar, donde el agua antes rabiosa no puede más que encogerse ante la inmensidad del mundo. Nuestros actos son simplemente imperceptibles. Perder una guerra significa la muerte, ganarla significa otra nueva guerra. Ciudades conquistadas, perdidas o arrasadas, vueltas a construir, vuelta a empezar. Vidas hermosas perdidas sin mostrar al mundo lo que son capaces de hacer. Ancianos que fallecen sin ser recordados por nadie. Heroes, elogiados por miles de hombres, cuyos actos recordados por los siglos, a penas tienen repercusión en el mañana. Somos criaturas insignificantes, descendientes, o mejor dicho, la degeneración de los auténticos hijos del creador, castigados por no merecer ni la verguenza que debe sentir por nuestros actos. Se nos dió lo que ahora deseamos, lo dejamos escapar, y ahora nos matamos para recuperarlo. ¿Para que? ¿Acaso aprendemos de nuestros errores?

Equipo: Ropas ligeras, cómodas. Sin armas, escudo o armadura a la vista. Un pequeño zurrón de aspecto sencillo, aparentemente vacío o con poco enser en su interior.

Ventajas y Desventajas:

Vinculos del pasado. Nunca el pueblo Phaeren ha decidido si tratar esto como una bendicion o una maldición. Az-Goriath parece vinculado de alguna forma a uno de los antiguos comandantes. Esto hace que en ocasiones, no solo cuando es su voluntad, sino cuando esta "entidad" parece desearlo, es capaz de usar dones ya olvidados. Es capaz de tornar su cuerpo intangible, convertirse en un haz de luz de rebosante poder. Sin embargo, varias son las contradicciones de este don. Quizás por su cercania a sus antepasados, Az-Goriath es un ser carente de sentimientos, incluso para su raza. Es incapaz de sentir nada, que no sea indiferencia. Obviamente tiene pensamientos, posee un código que le ayuda a sentirse vivo. Pero aún con este código, su vida parece vacía, sin el código, no tendría sentido. Otro de los problemas que posee este vínculo, es que en ocasiones parece apoderarse del cuerpo, casi sin recordar nada de los actos que comete en este estado.

Arma especial ya descrita.

Zurron mágico. No solo se trata de un espacio extradimensional donde los objetos carecen de peso y no ocupa lugar. Este zurrón es simplemente capaz de crear objetos de la nada. Es extremadamente útil, pues solo has de pensar el objeto que deseas para materializarlo. Esto, no obstante, tiene sus fallos. Sacar algo que conoces bien, como un utencilio de comida, una yesca o una cuerda, no tiene mayor dificultad, sin embargo, sacar un casco de armadura, por ejemplo, es posible que carezca de las medidas exactas, habría que conocer minimamente algo de artesanía para ello, o estar familiarizado con el objeto. Alguien no acostumbrado al manejo del arco, sacaría flechas descompensadas, con quizás poco alcanse o que desvían la trayectoria.

Defectos.

El ya citado "antepasado" que puede hacer perder el control (no en plan asesino).

El citado código, que sin ser tipo caballero, ya detallaré. Sin el código nada tendría sentido.

El personaje tiene un aspecto inquietante. Es observado con incomodidad, su mirada es cruel, su voz aspera, no parece sentir nada. Inspira desconfianza, si bien nadie suele buscar su ira, tampoco se acercarán a hablar. Las mujeres le temen, e incluso algunas cortesanas intentarán esquivar su mirada.

Historia. Cuando nací fui considerado un don a mi pueblo. Los presentes en el parto alabaron mi nacimiento, pues era el primer niño en miles de años que nacía intangible. Sabios de mi pueblo se acercaban a ver al nacido, y todos acabaron defraudados, habían llegado tarde, era un niño normal. Hubieron discusiones, muchos aseguraban que mi familia había intentado burlarse, eso es peor en un pueblo sin sentido del humor. Pasaron los años, y mi familia sufrió humillación por este hecho durante años. La realidad es que había dado muestras de mi poder en otras ocasiones, pero mis padres desidieron que no sería bueno, prefirieron cargar con la humillación. Sin embargo, también tenían miedo. Tardé en enterarme, pero desprendo un aura extraña, algo que me hace extraño a los mios. Mis propios padres han llegado a mirarme con desconfianza, desconcertados. Es normal, habían visto a un niño contar historias del pasado. Hablar de historias de antes de la gran guerra. A estos hechos se le une el que su hijo sea extraño además. Es corriente ver Phaeren frios, pero en mi caso sobrepasaba los límites. Simplemente no distinguía aquello que estaba bien de aquello que estaba mal. Cual niño eterno, incapaz de juzgar mis propios actos. Además de lo antes descrito, mis capacidades mágicas también estaban por encima del resto. Destacaba en cualquier campo mágico en el que ponía un mínimo interes. Corregía a mis propios maestros con conocimientos ya olvidados. Aquello les parecía imposible, y no aceptaban lo que decía, pero en el fondo sabían que tenía razón.

Finalmente mi padre salvó lo que quedaba de mi alma, y lo hizo de una forma sencilla. Había escuchado de los códigos de caballeros, estatutos que les hacían permanecer firmes y con una voluntad inquebrantable. Este código fue modificado y yo lo acepté como mío. Durante años no hago más que memorizarlo, recordarlo, estudiarlo, releerlo. El código es mi vida. El código conserva mi alma, o lo que quede de ella.

Ahora cumplo uno de sus apartados. Debo encontrarme a mi mismo. Probablemente sea un viaje arduo, tan arduo como necesario. No flaquearé. No volveré hasta que me encuentre a mi mismo. No pararé hasta que cumpla el último apartado del código. Aprender a prescindir de él.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Zerberus
Iniciado
avatar

Mensajes : 49
Fecha de inscripción : 08/10/2011

MensajeTema: Re: Fichas de Jugadores   Vie Oct 21, 2011 3:49 pm

Vale... no he tenido tiempo xq en una hora no doy para mas... ahora vendra mi jefe... asi que ya lo completare en otro momento. Espero que sea de vuestro agrado.

------------------------------------------
El crujir de las maderas hizo callar al bosque, tras la puerta medio empinada de la cabaña un fuerte olor a azufre llenaba la estancia, una habitación con la única luz que dejaba pasar la puerta y un par de velas en las esquinas, en ese mundo de sombras solo se podía distinguir unos frascos de cristal con extraños seres a medio formar, algunos huesos y plantas machacados en un cuenco de barro y una buena cantidad de libros y pergaminos esparramados por todas partes.
¿Quién eres? ¿Qué haces aquí? –gritó una voz aguda oculta tras las sombras- así que eres tú, sabia que llegarías tarde o temprano, pero no esperaba que fueras así.-la voz se movía por la habitación sin ser perceptible ningún tipo de movimiento ni ruido- Se que tienes preguntas, muchas preguntas pero antes déjame ver que has visto.
En ese instante, algo apareció delante de mi, un ser que se encontraba oculto en las sombras del suelo, junto a mis pies. Alargo su fina mano hacia mi cabeza y nada mas tocarme recuerdo como el tiempo se ralentizaba mientras caía de espalda.

Hacia tiempo que no estaba en casa, los campos se veían mas fértiles que nunca, y al fondo se distinguían tres figuras, dos de esas figuras las conocía bien pues eran mis padres, gente sencilla que se ganaban el jornal labrando las tierras que les dejaban, pero la tercera figura no la veía con claridad, al acércame hacia ellos vi que esa figura era la de un niño, ha pasado tiempo desde que no volvía pero no sabia de que tuvieran intención de tener otro hijo, aunque con mi marcha no me extrañaba que buscasen a un hijo que cumpliera todos sus sueños. Corrí hacia ellos contento, pero ni levantaron la vista al oír mi voz llamándolos, al estar a pocos metros el niño corrió a los brazos de mi padre y lo abrazó fuertemente mientras señalaba con su mano a las faldas de la montaña donde un grupo de personas encapuchadas con unos telares naranja se aproximaban a ellos. Tarde en darme cuenta, no podía olvidar ese día, el día en que conocí a los monjes del Templo de la Luz. No era un nuevo hermano, no había pasado el tiempo, era simplemente un recuerdo de mi pasado, y en ese momento la volví a oír, esa voz aguda ya casi olvidada como el sueño que dejas atrás cuando te despiertas. No la veía, pero la sentía rodeándome, invadió mi mente para saber de mi, lo que había vivido y como había llegado a su morada. No me resistí pues me advirtieron que eso sucedería, que no desvelaría sus secretos antes de conocer todos los míos, y juntos observamos mi vida. Vimos el encuentro con estos monjes, vimos cuando me adentré en el monte durante días en busca de su templo, solo guiado por el picar de las campanas al alba y al anochecer, como tras escalar, saltar y arrastrarme entre las montañas encontré su templo oculto en la roca, y cuando estuve a punto de desfallecer al llegar a las puertas del mismo me recogieron y llevaron de vuelta a mi casa. La misma noche de mi vuelta, la aldea se encontraba en llamas y escuálidas sombras danzaban alrededor de los hogares ahora convertidos en pilares de madera y carne. La visión de los pocos que aun seguían vivos intentando escapar mientras eran perseguidos y ensartados en picas o decapitados era demasiado para un niño de 7 años, quería no mirar pero era incapaz de apartar la mirada, mientras mi rescatador volvía conmigo en brazos hacia el templo vi los cuerpos de mis padres en el suelo bañados en su propia sangre. Fuimos vistos en la huida por un grupo de asaltantes y perseguidos varios kilómetros por la montaña. A la llegada a las puertas del templo, varios monjes nos esperaban en fila delante de la puerta, la cual nada mas traspasarla se cerró detrás de nosotros. Y sonaron las campanas, pero esta vez no fue un tímido picar, sino que su sonido era tan fuerte y continuado que las montañas enmudecieron. Me encaramé a los muros del templo, y se veía en medio de la noche como una serpiente de fuego subía la montaña mientras la decena de monjes que se encontraban frente a la puerta permanecían inmóviles. Cuando estaba apunto de llegar la serpiente a nuestra posición vi que no era una serpiente en llamas, sino un grupo de oscuras criaturas con antorchas, en ese momento los monjes salieron de su trance y empezó la batalla. Poco a poco los gritos de furia de las hordas se iban a apagando, uno tras otros su numero disminuí, mientras que ninguno de los defensores caí. Había pasado una hora desde mi llegada y todo el bosque estaba en silencio cuando una un sonido parecido al de las campanadas pero proveniente de un gran plato dorado vibro en la noche. Los monjes volvieron a ponerse en fila, y arrodillándose delante de los cuerpos caídos empezaron al unísono a decir una especie de canto u oración, amontonaron los cuerpos de sus victimas y mientras otros seguían cantando con voz retumbante prendieron la pila de cuerpos.

En aquel momento no lo sabia, pero me acababa de convertir en el miembro mas joven de su congregación, me hablaron de los Dioses, seres que no sabia ni que existían y gracias a los cuales vivimos, me hablaron también de una guerra milenaria, de el Dios de la luz, el de la oscuridad y de un tercero del cual no se sabia ni su nombre ni sus intenciones. Los años pasaron y fui creciendo dentro de esos muros, al llegar a los 20 años, me hablaron de una profecía, de un niño nacido a la espalda de los dioses y de las cenizas de un pueblo, de un viaje en busca la verdad y del final de una era.

En ese momento, todo se empezó a oscurecer, los objetos se empezaron a entornar en sombras y sentía como me levantaba en el aire para despertarme cubiertos de sudores en un camastro. Mire a un lado y al otro, reconocía ese lugar, era la vieja cabaña que ahora tenia un aspecto cambiado gracias a la luz del Sol. Me incorpore lentamente mientras una anciana me alcanzaba un cuenco de caldo caliente. Nos miramos en silencio mientras me lo tomaba, y al acabármelo esta me tendió un pergamino enrollado, lo abrí y mostraba un mapa de la zona, en él un pueblo con una pequeña reseña “ Posada, Jabalí Furioso”, mire a la anciana y esta dijo:- Hay encontraras a quien te acompañara en tu búsqueda, y ello encontraran a quien le acompañara en las suyas-.

------------------------------------------

Saludos Zerberus.


EDICIÓN.

Desventaja:

Voto de Pobreza: Al ser criado entre monjes, la parte espiritual creció tanto dejando las cosas materiales a un lado y sin valor. Cualquier tesoro u objeto de valor es donado a las personas mas necesitadas, incluso si se encuentra a alguien que no tiene que comer es capaz de darle el ultimo cacho de pan que posea. No hay mayor riqueza que la espiritual. Solo poseerá las ropas que lleva y una pequeña mochila con algo de agua y comida.

Terrores nocturnos: Cada noche sueña con la matanza donde murió su familia, y se despierta sudando y desconcertado, pues piensa que acaba de pasar necesitando unos segundos para darse cuenta de donde esta. ( Penalizador a la acción al despertar ).

Voto por la vida: Si esta en sus manos, hará todo lo posible por no matar a ningún ser, pues todos son criaturas de los dioses. Solo matara cuando su vida o la de los demás corra grave peligro. Si mata rezara por el alma del caído.

Búsqueda Sagrada: Ninguna acción le podrá desviar de la búsqueda de los Dioses, si algo pasa y se desvía deberá meditar hasta que encuentre la forma de volver al camino y remendar sus acciones

Ventajas:

Cuerpo de Hierro: El clima de las cumbres montañosas y los trabajos físicos realizados bajo diferentes tipos de condiciones climatologicas ha hecho que posea un cuerpo con mas resistencia de lo normal.

Acróbata: Ha aprendido a moverse por cualquier tipo de terreno, aumentando la agilidad, destreza y equilibro.

Empatia: la meditación le ha dotado de un aura de paz y tranquilidad la cual influye en los demás, tanto personas como animales, relajando el ambiente y haciendo que los demás se sientan cómodos y cooperen con él.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Viciren
Ánima
avatar

Mensajes : 5
Fecha de inscripción : 19/10/2011

MensajeTema: Re: Fichas de Jugadores   Jue Oct 27, 2011 2:18 am

Nombre: Idrith Nokk

Raza: Humano

Edad: 37

Atributos:
-Esfuerzo: 7
-Habilidad: 4
-Raciocinio: 5
-Coraje: 4


Descripción Física/Equipamento/Etc.:


Descripción Psicológica: Antaño un gran comandante, Idrith cuenta con una mente veloz, atenta a los detalles y sumamente calculadora. Las desgracias sufridas no lo han privado de su narcisismo, su ego y sus deseos de liderazgo y conquista. Cuenta con heridas emocionales muy profundas, probablemente lo único que lo mantiene andando, y le impide formar relaciones verdaderas con otras personas; las cuales ve simplemente como un medio para conseguir un fin, por lo cual, si bien no logrando ser simpático, busca de una u otra manera congraciarse con aquellos que puedan serle útil.

Historia:


- Esto es ridículo. Acaso podrías haber encontrado un lugar más primitivo?- desde el linde del bosque, la vista de aquel pequeño pueblo ciertamente no era prometedora.

– No comprendo el origen de tu malestar. Parecen demostrar un excelente manejo en arquitectura rustica – oír una respuesta tan automática y carente de expresión no colaboraba a su humor. Dejando el pueblo a sus espaldas se interno entre los árboles, demasiado furioso como para mirar a su compañero mientras hablaba – No es necesario que apunte lo ilógico de esta situación, como puedo ser yo el indicado para esta misión?- no esperaba una respuesta lógica, y ciertamente no la obtuvo – Däeren te recomendó personalmente. Dijo, y cito “No hay un hombre mejor para llevar a cabo esta tarea. Sus logros hablan por sí solos!"

- Methêleon? Por supuesto, el y su hermano existen para hacer mi vida imposible. Es patético. Casi tan patético como que no comprendieras que el sarcasmo se aplicaba a la situación.

- Presumes incorrectamente. Es Él quien toma la decisión final, y Él nunca se equivoca. Además, conoces los beneficios de colaborar con nosotros. O debo reiterarte los términos de nuestro acuerdo?- suspiro lentamente antes de contestarle, por todo lo que le desagradaba su asociación con ellos, sabia de lo que eran capaces, y por más que hiriera a su ego, sabía que los necesitaba para triunfar en su objetivo – No será necesario, no. Pero no olvidas un pequeño detalle?- alzo sus brazos para que pudiera ver de lo que estaba hablando –Problemas insignificantes tienen soluciones simples. Todo lo que necesitas esta aquí- antes de que pudiera preguntar a que se refería con ello, un gran baúl de madera y hierro cruzo su línea de visión. Podría haber jurado que no se encontraba allí un minuto antes, pero hablar de imposibles con ellos era redundante.

- Obviamente deberás utilizar la armadura todo el tiempo- señalaba mientras el exploraba el contenido del baúl –Me restara agilidad- se quejó sacando las diferentes piezas –Irrelevante, tu “ventaja” física es más que suficiente para valerte, en estas tierras la fuerza bruta es altamente apreciada. Como veras cuentas además con el armamento necesario, así como provisiones y una generosa suma de la moneda local- fue explicando a medida que el examinaba cada ítem, hasta quedar únicamente dos en el fondo del equipaje, un libro desgastado y una pequeña caja de piedra negra –Estos son los objetos más importantes de tu arsenal. El libro es una base de conocimientos, todo cuanto necesites saber sobre Shirion se encuentra ahí. Simplemente pregunta, ábrelo y obtendrás tu respuesta. Es lo que los locales designaría como “libro mágico”- hizo una pequeña pausa, comprendiendo que sin intención había realizado una broma –El segundo es la única forma de comunicación que tendrás con nosotros- el abrió la caja y encontró reposando en un relleno de terciopelo una diminuta esfera de cristal, transparente y sin lujo alguno – Es recomendable que no hagas uso del mismo. Nosotros sabremos cuando tu misión este completa y sea tiempo de recogerte; pero sabes cuales son las reglas, si estas comprometido no tendrás otra opción más que contactarnos- miró el objeto con respeto y lo guardo en una de las bolsas en su cinto.

Termino de preparase en silencio y cuando estuvo listo se dirigió a su compañero –Que es exactamente lo que estoy buscando?- todo dependía de que lo hallara y sin embargo la idea no se le había cruzado por la cabeza ni una sola vez – Lo sabrás cuando lo encuentres- fue todo cuanto obtuvo por respuesta.

-Eso no tiene sent…- su protesta quedo en el aire, pues su compañero, así como el baúl vacio habían desaparecido. Fastidiado, tomo el libro entre sus dos manos y se quedo observándolo en silencio. Finalmente lo acerco a sus labios, y susurrando a la cubierta cuestionó –Cual es mi nombre?- espero un instante, tras lo cual lo abrió por la mitad. Su nombre verdadero se encontraba escrito en el centro de la página, pero tan rápido como un pestañeo, la tinta cobro vida y danzo por la hoja hasta reformarse en algo distinto.

- Tu nombre es Idrith Nokk-
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Fichas de Jugadores   

Volver arriba Ir abajo
 
Fichas de Jugadores
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» ALM - Salario de los jugadores!!!!
» Ficha de los jugadores del Sevilla FC 11/12
» Nivel y Talento de estos Jugadores/Juveniles.
» Vender a mis jugadores
» retirada de jugadores con contrato en vigor

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Club de Rol: La Guardia Eterna :: Mensajes del foro anterior-
Cambiar a: